Eres

Tú eres lo que soy, un remolino de amor
de lujuria, de incesantes
de alma pura,
de un revoltijo de arena y de mar
de luz y soledad.

Eres lo que quieras ser
desde un charco apunto de evaporizar
hasta la llama más intacta que nadie puede tocar.

Mientras eres, vivirás, vaya que vivirás
respira veraz, que limpieza tan profunda,
llora, ríe, ora
mientras eres, vivirás.

Eres lo que los demás dejan en ti
lo que permites que entre, que se quede
que te alimenta y te destruye
lo que aceptas,
y mientras te reinventas.

Tú eres lo que soy

Lo que serás y dejaras de ser.

AMEN ¡

Comentarios sobre este poema