PRESIDENTES DEL MUNDO

poema de Aldebarán

PRESIDENTES DEL MUNDO

Dueños del mundo
aquellos
asesinos, inconscientes, represores
exterminadores milenarios (Gobiernos)
Tal cáncer se extienden,
y hacen metástasis para convertirse,
en parte de la historia clínica
Psiquiátrica de la humanidad.
¿Razones cuales tienen los señores
que se creen dueños
del mundo
al gobernar los países?
Y llevar sus más bajas miserias, a las guerras,
Invasiones, exterminios de las etnias,
dan licencia para legalmente matar embriones
y lo último, la guinda del pastel macabro :
Separar de sus madre
a los indefensos niños,
por ser las mejores soluciones
de dar fehaciente al decreto,
de la “tolerancia Cero”.

A mayor evolución de los humanos
mayor involución en el amor.
Casi podría visualizar el futuro:
¡Si se necesita cualquier cosa,
voy asesino
y solo obtengo lo que quiero¡
¿O acaso es un deja vu de la realidad ahora…?
O esto pasara,
quien sabe
después de cuantas auroras.

Funciones de potencias,
y sus hipócritas instituciones,
que aprueban las matanzas
de los infelices inferiores,
por que el "papá" mayor
necesita de la sangre
que le facilitan
los países menores.

Que los eligen incautos
buscando mundos mejores,
y estafados en su fe,
solo reciben, la muerte,
la guerra, las violaciones,
que aniquilan a las almas
llenando de sin sabores.

Mundo loco obsceno en su actuar,
eliminando conciencias,
justificando genocidios,
hasta en la naturaleza,
y quien se oponga:
Aparece sencillamente muerto,
porque no estaba de acuerdo
con las causas sucesoras,
de la más silente muerte.
Nadie supo quien lo (a) mato,
nadie vio el cuchillo
que le (a) atravesó.
(Muy conveniente)

De estos grandes otrora,
asesinos, invasores, violadores, exterminadores
de niños, humanos, naturaleza
y de todos los hermanos,
fungen con resplandor
como los grandes señores,
de las grandes potencias,
malditos represores.

Mundo incauto,
mundo loco,
mundo inconsciente,
¿dónde va la raza humana?,
¿dónde quedará tu gente
en el referente de sus historias?
Siendo mandados
desde sus frentes,
por tanta miseria humana,
por tantas escorias…

Comentarios sobre este poema