MI REGALO

poema de Aldebarán

MI REGALO

Acaso el sol salió por el horizonte
de mi ocaso en amistad,
y solo al correr de la cortina
se convirtio,
en una nube tan negra
con gruesa niebla
que no me dejaste ver…
Y hoy pude agradecer
tu gesto,
de revelarte tal como eras,
porque ya mi alma te vislumbraba,
siendo parte del común humano,
que tan solo engaña, miente
y condenada a la nada
El amor…

Amor en sus más puras letras de AMISTAD,
tan solo eso,
pude verte sin mirarte,
tocarte sin hacerlo,
más solo tus palabras bastaron
para develar la realidad
de lo que sois.

No te juzgo.
Los humanos así son,
lo triste es que no se preocupan
por ser diferentes
y libres de su propio horror.

Para ser feliz,
puedo hoy decir
que ser amigo:
Es un mar de comprensión,
es el sentimiento más fuerte
entre los humanos,
que se forma
tras el paso forjador
en gruesa llama del tiempo.
Y cierto no hubo tiempo
entre usted y yo,
solo lo fúlgido
de lo que en amistad
pudo ser la estructura de la misma.

Ni siquiera me conoce usted
y viceversa.
La idea de “admirarme desde un rincón”
es solo oscuridad…
Y ese es un color que no me agrada.

Acepta mi regalo:
Le regalo el color prismático de mi amistad,
la resplandeciente mano de la comprensión,
el calor profundo de la paz,
y la sabiduría del amor.

Quizás sean conceptos
que no conozcas,
que hayas abandonado en tu trajinar,
por eso no los puedes dar,
pero hoy a través de mi poema
te los quiero regalar,
y salvar…
lo que para mí era
una bella amistad,
tan profunda como el cielo
y su gran inmensidad…

Comentarios sobre este poema