Sombras mutantes

Sombras de vapor ardiente
que escapan débiles por aquel huequecito pequeño,
al igual que las mismas tontas miserias
que ayer volaron, esparciéndose por los viejos caminos.

Sombras de húmedo fluido,
que cubrís a los tallos con rocío cristalino,
secándose a media mañana en los verdes campos,
para luego los pájaros aterrizar, y posarse sobre aquellas ramitas
mojadas.

Sombras de vaho sublimado,
el dios sol las ha evaporado,
y ya se van con él, como mutando su esencia a través del espacio y el tiempo,
transformadas.

Sombras que sois reflejadas en la madre tierra,
en donde abristeis surco a furiosos ríos,
llevasteis consigo a un niño,
que fue el enviado padre creador.

Comentarios sobre este poema