El Malak de dos Cabezas

¡Esos ojos!
¡Ese rostro, bañado en fuego y sangre como una mano divina!
De pie como el cedro sin final del monte Athos
Inquebrantable, siempre vivo, de la dulzura cubierto como letras y signos en la piel
Con una tabla en mitad de la lengua plateada
Una tabla impresa con las canciones del enviado del verde valle
Santa tabla cuyas palabras son inmensas y terribles
Verdad y Mentira abrazadas al madero del ángel primero
Bondad y maldad marcadas a la vida del apóstol viviente, criatura poética superior reflejo más terrenal de su hermano aprisionado
¡Clamad simples iniciados!
Que si el poder de los últimos doctores no existiera, ambos hermanos llagarían a la tierra de las nobles letras, y cualquier conjuro sería para ellos como el toque de las manos de la madre
Pues no se puede mirar la cara de aquellos que son menos que dioses solamente por ser destinados a la muerte, pero cuyas profundas encías guardarán colmillos desgarradores
Alef Mem Tav : los tres primeros poemas del libro de los dieciocho, son la materia de la sangre de EMET el Ángel desgarrados de tierras
Shin , Kof y Resh: versos del rollo del “más pobre” de los hermanos, Espíritu cuerpo y Alma de SHEKER amo sobre la prosa Absoluta y padre del Tariq de los ángeles gemelos.
No miren hijos míos, no miren el resplandor del día de estas existencias y criaturas tan sublimes, porque no existe lugar ni Parsuf que pueda de sus alas defender y llegar al regazo de las pequeñas exclamaciones.
Supliquen a los Palindromanos de la alquimia- ideológica, pues sólo estos hijos del misterio pueden retornar a la región de los Gemelos, y de su única mano podrán tener cuidado y salvación de Aquel “Ojo”

Comentarios sobre este poema