Amor Platonico

Sopla el viento
entre los musgos y las cruces,
cantan los cuervos melodías disonantes,
y entre tanta muerte
solo veo la mía.

Si la vida duele, ella será mi prometida,
puerto final y único destino conocido,
espero que tu calma
sea más fuerte que mi melancolía,
espero que te entregues
como te entregaré mi vida,
y me jures amor eterno
hasta que ya no queden días.

Un abrazo tuyo
y despediré a mi cobardía,
pues podría encontrarte hoy mismo,
pero no me atrevería.

Prefiero caminar
hasta encontrarte en mi camino
y aprovechar de escribirte
estos versos divinos

Dulce, dulce muerte mía
si no fuese por ti,
esto no sería vida.

Comentarios sobre este poema