SANTA MUERTE

poema de AMAREC

¡Salve, Santa Muerte!
Oh, Blanca Señora,
Te Ruego Por Mi Suerte,
Amada Madre Protectora.

Tú Que Me Proteges
De Mis Fieros Enemigos,
Te Pido Que No Me Dejes
Y Permanezcas Conmigo.

Yo Siempre Te Adoraré.
Y Cada Misión Victoriosa
Sólo a Ti Te Entregaré
Con Humildad Religiosa.

Y Cuando Me Toque Morir
Lo Haré Sin Ningún Temor,
Estoy Preparado Para Partir
Bajo Tu Manto Redentor.

Santa Madre Mexicana
Adorada Por Los Narcos
Que De Sinaloa a Tijuana
Imponen Su Mandato.

Para Ti Mis Oraciones,
Para Ti Mis Beneficios,
Para Mi Tus Bendiciones
En Este Oscuro Oficio.

Sólo Te Pido No Errar
Y Que Ningún Inocente
Con Su Vida Tenga Que Pagar
Mi Disparo Imprudente.

Que Caiga El Enemigo
En La Inevitable Balacera
Eso Es Lo Que Te Pido
De Forma Sincera.

Y Ya Para Despedirme:
¡Viva México, Cabrones!
Quien Quiera Desdecirme
¡Que Me Muestre Sus Cojones!

Comentarios sobre este poema