Apología al dolor

poema de Leteo

Por qué sufres en silencio y
Te derramas en llanto sobre la cama?
Acaso el viento ya no juega con tu falda?
Acaso el sol ha dejado de iluminar tu cara?

Por qué lloras como una condenada?
Si el cielo derrama por ti más lágrimas
Y el grito mudo en tu garganta
Es trueno en la noche de tormenta.

Entre lamentos taciturnos
Estrujas tu corazón con tus manos
Y sublimas la condición de tu dolor
A una estética del padecimiento.

Ya no levantas la cara,
Palidece el día en tu presencia;
Dejando atrás un suspiro
Que ha dejado salir el alma.

Comentarios sobre este poema