Hijos de nadie

poema de Dikia

El látigo castiga tus pies
Como el trueno la.mies
Ruidoso encandila a la lluvia
Como tus lágrimas a tus ojos
Cerrando las ventanas de tus párpados
Echando el cerrojo
Sellando tus pétalos
Tan fuertes van pegados
Que no pueden abrirse
Hasta que no comprendas
Oh
Qué misteriosa flor habita en ti
Que tanta espina clavada lleva
Para hacerte sufrir con tanto esmero
Que hace temblar la tierra
Por dónde resta tu huella
No necesitas peor enemiga
Que lo que trama tu aullido ciego
Capullo no nacido
¿Porque las tinieblas
No dejan pasar la luz?
¿Ni calor deja correr por las venas?
Triste destino
Caer en tal desatino
De muerte inmunda inunda el camino
Las aguas ahogaron sus gritos
Así nada parece que ha sucedido
Ni hay tumbas en el recorrido
Tierra inhóspita
Vencida
Sin caridad
Que esperabas de tu día
Que pase este pesar
Para que de la hoguera
Sus cenizas sean bondad
Rehaciendo la humanidad

Derechos reservados
22/09/2018

Dikia

Comentarios sobre este poema