Mi cama de faquir

poema de rosas

Me dijeron que un dolor fuerte inhibe al mas débil,
sin dudarlo corrí y me compré una cama de faquir
y cada noche me acuesto y busco paz en el dolor.
Y cada clavo ya tiene su posición designada en mí.

Uno me perforó un pulmón, pero no hay caso,
Sigo respirando tu perfume…
Otro me perforó el cráneo, pero no hay caso,
Te sigo teniendo en mi memoria…

Otro me perforó el corazón, pero no hay caso,
ÉL sigue latiendo por ti...
El resto perforó toda la piel, pero no hay caso.
Te sigo sintiendo en cada célula…

Embriagado por la vida, me vieron perdido transitar.
Ya no recuerdo mi nombre, pero el tuyo me persigue.
Tome mi navaja nueva y me dibuje una gran sonrisa.
Y el reflejo de mi espejo me invitó ágil, a interactuar.

Ralentizado viajo de tu pasado a mi duro presente.
No quiero más consejos, devuélveme mi única vida!
Creo que volveré sin liar, a mi amada cama de faquir
Y me ahogaré en mi propia sangre pero eso si, feliz…

autor: Neftali Rosas
© todos los derechos reservados

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota