Rey.

El solo quería dormir y ver el cielo, pero las linternas eran su única distracción, soñaba con vestidos largos y coletas de sirenas, se aburría con el sol y pedía perdón al eructar, era extraño y el lo sabia ¿A cuantas galaxias hay que navegar para encontrarse? Escribía con dolor y un lápiz en su libreta, la música folclórica de su mundo no encajaba con sus emociones y las dimensiones de las miradas de todos eran tan bastas y oscuras, era normal que a el lo miraran mas seguido, era normal que al le tuviera temor a todo, aprendió a disimular las lagrimas y dejo de escribir frases en rincones, las marcas en sus manos lo delataban de insolente y romántico, pues caminar como lo harían los ángeles era su meta, en algún lugar decía todos querrán estar a mi lado, el solo quería descansar de los días que escondía en sus labios la palabra suicida, porque sus labios no deseaban un beso de ella, su mirada no deseaba una mirada de ella, sus heridas solo las podían sanar con las luces de las linternas y un te quiero hijo te acepto como seas.

Comentarios sobre este poema