La mediocridad

Preferirías la invalidez corporal
Ante tu gran invalidez volitiva
Careces de actitud total
Absorto sin una iniciativa.

Involucrado en infinita carrera
Donde no destacas ni sobresales
El desconcierto siempre te espera
Opacando tus metas potenciales.

Inculpas demasiado la suerte
Escondiendo tu gran limitación
El éxito no logrará conocerte
Tu vida es real frustración.

Temes a tu propia sombra
Cuando actúas con gran convicción
Un enemigo alegórico asombra
Neutralizando tu tímida acción.

Si vendieras tu alma a Satán
Rompería el negocio contigo
Comprendería que tú eres el patán
Mientras él recibiría tu castigo.

Comentarios sobre este poema