Enigmas tras una barba

No es sólo un elemento que acicala el rostro masculino;
Es un ícono que modela la personalidad de quien la luce.
Pobladas, densas, modestas, excéntricas, tímidas, de colores o texturas diversas
Se manifiestan creando un semblante característico propio para su dueño.
Permiten ofrecer información detallada sobre quien la ostenta,
Contemplando los vestigios que conforman su mapa facial,
Aunque mimeticen algunos rasgos objetivos notorios,
También esclarecen otros rasgos ocultos de quien la ostenta ingenuamente.

Infinidades de tendencias pueden deducirse,
A juzgar por su morfología o cometido aparente,
No importa el momento de la vida en que se use;
Siempre tendrá significado moderno y actual.

En cada transición de la existencia masculina
La barba cumple un propósito específico,
Desde el recién nacido que esboza su barba y bigote con leche
Cada que es amamantado y alimentado a placer.

De acuerdo con su época o momento evolutivo
Creará metamorfosis diferentes en cada rostro,
Justificando motivos de manera caprichosa o madura
Sin tomar en cuenta su verosimilitud.

Una incipiente barba durante la adolescencia
Puede ser indicio de inmadurez con deseo de maduración precoz,
También podría indicar un deseo desesperado por encubrir el agresivo acné juvenil,
Además de las pecas que siempre acompañaron un rostro sensible y pueril
Desde los primeros años de su vida.

Otro factor típico de la barba adolescente
Es aparentar mayor edad para acceder a cosas prohibidas,
Pues abre algunas puertas para experimentar terrenos nunca abordados,
Exacerbando las emociones impetuosas en esta fase.

Entre otros aspectos relevantes a tener en cuenta,
Puede ser utilizada para encubrir defectos físicos patentes,
Ya que posibilita disfrazar mejillas rubicundas, prognatismo,
Tapar lunares faciales de gran dimensión y labios deformados;
Además de esconder quemaduras o imperfecciones del rostro.

Entre tanto, puede distorsionar la identidad del rostro
Como lo hace el presidiario que sale de prisión para no ser reconocido,
Puesto que sirve también para ocultar sus aparatosas cicatrices sufridas alguna vez,
Mientras le hace lucir más recio y respetable.

Otros la usan simplemente por seguir modas,
Símbolos de identidad dentro de grupos específicos,
Además de modo de imitación para compaginarse con personajes
Conspicuos que desean tener afinidad o semejanza.

Algunos la usan con la esperanza de mejorar sus facciones,
Aparentar mayor fortaleza y estatus social,
Pudiendo así parecer más atractivos e influyentes
Mientras vacilan con una nueva versión de sí mismos.

Incluso puede dar a entender que quien la use
Pertenezca a cierta dinastía o tradición donde requiera ostentarla,
Pero en muchos casos es simplemente dejadez y pereza de afeitarse a menudo.

Seguramente existan más enigmas acerca de las barbas, pero ya sabemos que todo va más allá de unos cuantos pelos que ponemos a que nos estorben en el rostro, sea por gusto, capricho, imposición u otra cosa cualquiera.

Comentarios sobre este poema