El odio

Descubrimos su propio génesis
Cuando mucho temor nos domina
Subyugados por invisible némesis
Toda nuestra virtud elimina.

Amo y maestro del sadismo
Hipnotiza y trastorna las mentes
Exhorta con falso ilusionismo
Originando potenciales dementes.

Anestésico de la indolencia
Inmunizante del altruismo
Infinita somnolencia
Invencible egoísmo.

No existiera peor vulgaridad
Que tu corta y simple expresión
Ninguna tendría tal longevidad
Comparada con tu poder de destrucción.

Nunca temerás a los demás
Simplemente temes a ti mismo
Toda la vida te escudarás
Tras la máscara del masoquismo.

Comentarios sobre este poema