El destino

Profecía de nuestra existencia
Indefectible futuro y porvenir
Así opongamos gran resistencia
Sus designios no podemos prevenir.

Todo éxito o fracaso nos augura
Una triste o alegre premonición
Comunica regocijo o amargura
Con tal inevitable precisión.

Frustra las mejores expectativas
Mientras reconoce menores esfuerzos
Castiga las personas más caritativas
Premiando seres muy perversos.

Todos dependemos de su providencia
Influyendo en nuestros actos
Toleramos su irreverencia
Soportando buenos y malos impactos.

Se alimenta de supersticiones
Así mismo con buenos o malos agüeros
Le oramos y hacemos peticiones
Para que nos calme angustias y desesperos.

Comentarios sobre este poema