Velo negro al viento

Estado inapropiado, lo merezco,
vivir lejos de mi hermana la luna.
El camino oscuro rinda mis pasos
colme mi vida de luz cegadora.

Te llamo dama, velo negro al viento,
me reclames silenciosa, te quiero.
Señora del oscuro pensamiento,
la mujer maléfica fuera y dentro.
A ti, disidente, bruno pasado.
A ti, encomiendo mi triste y parca alma
obnubilada, ciega, te obedezco.
Madre, pagué mi pequeña salida,
abrázame con cadenas candentes
que me lastimen, que me consoliden,
besa mis desiertos ojos opacos,
laza mi pelo negro a tu regazo,
arropa mi cuerpo desprotegido.
Mi vida no se aleje de tu vida
el crisol de mis angustias vividas,
mujer sabia que promete desgracias,
azote de imberbes ilusionados,
reina de tristezas, melancolías.

Asilo en lo alto del risco a tu lado,
tu mirada firme, tu pelo blanco,
los cadáveres briosos, mis hermanos.
En lo tenebroso todo mi gozo,
a tu lado mi anhelo terminado.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
13/10/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema