Tú y yo, y la fuente

Te encontré fuera del prado
en el centro de la calle,
hermoso caballo blanco
mi compañero de tardes.

Feliz encuentro, no pierdo.
Nunca, jamás yo te pierdo.
Orgulloso, fuerte, brioso,
limpio, excelente, completo.

En libertad permaneces
sin silla ni bridas fuertes.
Tú suerte del principiante.
mi amigo bueno, elegante.

Un dibujo de verdad,
un cielo que nos protege,
unas casas de ciudad
tú y yo juntos, y la fuente.

Autora: María Cruz Pérez Moreno – acnamalas -
Derechos de autor reservados.
10/02/2019 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema