Soledad amiga de desdichados.
Un bajel fantasma.
¿Por qué anidas en la desamparada?
Soledad, cruel enemiga del bullicio animador.
Sin auxilio ni afecto, el rencor.
Perdedor de juegos miles, iluso navegante
que en su meditar, perdió el timón.
No hay ilusión, no alegría.
Todo silencio aplastador, miseria encendida.
No espera al vencedor de novelas.
Arrebato de heroísmo, salve del sopor devastador.
No recela del tiempo mecanizado.
Temor por el alma dañada con injusticia.
Grita osadamente, con risas.
Deambula sonámbula, despacio.
No llena al espíritu emprendedor, soñador.
No regocija de máxima felicidad.
Siendo un corazón insatisfecho: La soledad.

Mª Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
02/04/2014 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema