El corazón acelerado
aprisiona el entendimiento.
¿Lo crees? Yo lo entiendo.
Tras un decir lo siento
ha llegado el vil silencio
aposentado en mis recovecos
sin espacio libre para el viento.
No respiro, no hay aliento
mas no muero,
continúa el duelo
sin ningún muerto.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
31/10/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema