Mi sueño deliberado

Yo y la flor en la mano
vuelo, volamos libres muy alto,
más y más alto
hacia el cielo estrellado.
Es mi sueño,
mi sueño deliberado.

Me libro del dolor del cuerpo,
este frágil cuerpo
que dobla mi espíritu contento,
sumerge mi alegría en continuo lamento.
Languidezco poco a poco,
sin pausa, todo el tiempo,
sin fuerzas ni entendimiento.

Vuelo, volamos al compás del viento.
Su morado alegra el sentir mío y ajeno,
mi vestido también violeta regocija la estampa,
parezco hermosa y todos sabemos es farsa,
una excelente y maravillosa farsa.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
28/06/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema