La palabra que sosiega

Tu silencio
cubre de negro mi espíritu viajero.
Tu mirada
traspasa el corazón como vieja espada.
¿Qué se hizo de los hermosos días?
¿Dónde está tu alegría y mi alegría?

Tu silencio
losa granítica en mi cuerpo.
Tu ceguera
un camino sin final ni vuelta.
¿Dónde está la palabra que sosiega?
¿Qué lugar ocupa mi vida y tu existencia?

No digas no a sabiendas de mi amor.
No digas sí conociendo el desamor.
¿Es el silencio que nos une sin saberlo?
No, no lo creo.
Sí, lo deseo,
lo necesito,
lo quiero.

Autora: María Cruz Pérez Moreno – acnamalas-
Derechos de autor reservados.
09/02/2019 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema