La mar, la noche

La mar, la noche
nuestro derroche.
Besos, abrazos
último broche
tus agasajos
y mis encantos.

En la penumbra,
en lo más alto,
estamos juntos
y nos besamos.
Nos prometemos
amor eterno
y nos juramos
mutuo respeto.
Manifestamos,
aseguramos,
ratificamos.

Somos muy jóvenes
enamorados,
ilusionados.
Mis fuertes brazos
lazan tu cuello,
los tuyos, recios,
en mi cintura
me polarizan
hacía el cuerpo
acalorado,
apasionado
y completado.

Gloria de dos,
el cielo de uno
edén del otro.
Feliz la vida
canto alborada
en este día
muy descansados
y por la noche
amartelados.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
14/12/2017 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema