En suelo azulado

Contemplando el inmenso azul cielo
sentada en banco de madera añeja
frente a la roca granítica imperecedera
escribo de mi alma a la tuya
palabras sencillas de mutuo amor,
las envío con el viento
a la morada final
donde nos encontraremos.
Necesito aferrarme a tu recuerdo,
hermoso tiempo
vivido a tu lado
donde el amor
señor de los años
nos cobijaba,
nos abrigaba.

Te fuiste demasiado pronto
al mundo del silencio,
dejaste un gran vacío
ahogando los pensamientos.
De mi alma a la tuya
te quiero a mi lado
rodeada de tus brazos,
deseosa de tus besos
ardientes y plenos.
No los tengo,
los deploro
y... no los encuentro.

Regreso serena
a la vista de la roca
provoca fuerza a mi ánima,
sonrisa en mi cara
y felicidad al admirarla.
De mi alma a la tuya
los dos sabemos
de nuestros paseos,
de nuestros juramentos,
de cumplidos anhelos,
todo en espacios
infinitos de deseos.

Me dijiste
en tus últimos momentos,
sé valiente y no llores,
marcho feliz el primero
para cuidar el camino
y facilitar tu regreso.
De mi alma a la tuya
queda decir lo mucho
que te he querido
y te quiero.
En suelo azulado
con amor espero
el reencuentro.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
18/04/2017 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema