El abuelo sentado al sol
con las manos ocupadas
en hacer papiroflexia
entrega dos, azul y naranja
que bailan,
vuelan,
juegan
como bellas damiselas.

Mira bien,
focaliza la imagen
es el hombre gentil de azul
y la dama hermosa anaranjada
que danzan,
hablan,
cantan
como coro de voces blancas.

Observa de nuevo
son las manos del nieto pequeño,
manos enfundadas en guante blanco
que mueven los pájaros de papel coloreado
que saltan,
planean,
brincan
como niños felices en la finca.

Anochece y el abuelo dice adiós,
marcha a casa sereno y satisfecho,
un día más
entregó felicidad a su nieto,
un día más
lo ha visto alegre y contento.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
23/03/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema