El agua cubre el vestido verde

Hermosa, se percibe hermosa y no la ve.
Baila con otra, disfruta, charla con otra,
termina el baile diluida en desasosiego.
¡Qué triste la noche lluviosa, lacrimosa!

El agua de plata cubre el vestido verde,
los ojos cabizbajos sienten el mal tiempo,
el incesante reír marchó lejos, ciego
y los sentimientos de su amor son ajenos.

Bajo la lluvia sin cobijo ni paraguas
un pensamiento acompaña a la erguida espalda.
Marchar rápida tras la esperanza que aplaca
y encontrar la soledad de quien no es amada.

Arrojos andando presurosa en el agua
es bella, inteligente, morena y excelsa.
Pobre él, imberbe acomplejado, desalmado.
Quien no la considera ella nada le entrega.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas-
Derechos de autor reservados.
13/05/2019 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema