Alma cristalina

La oscuridad envuelve mi alma soñolienta,
amalgama indeseada.
Tú te vas y yo, no hago nada,
no puedo, no quiero hacer nada.
Más tinieblas en mi estancia
el corazón busca incesante la luz de la esperanza.
Ven luz de mis lasas entrañas,
ven, arropa, ilumina mis ínfimas ganas.

¿La ves? Dime que la estás viendo.
¡Ay! Corazón difícil y travieso
dime que la estás viendo.
Al fondo del cuarto bruno
la luz incesante te está llamando,
busca penetrar en tu negro espacio.
¿La ves? Persistente te está nombrando.

En brazos del escurridizo sueño,
muy a lo lejos, ¡por fin!, la veo.
Claridad incipiente en la ventana,
cristalina balconada reflejo de mi alma,
la otra, la pasada y de nuevo reencontrada.
Es la luz de mis revividas esperanzas.
Es la luz de tu hermosa cara.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
27/04/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema