Agua en tus ojos claros

Agua en tus ojos claros
por la soledad
que aprisiona tu espacio.
No duele, no importa,
tú te lo has buscado.
Quién dolor siembra
más dolor recoge tras la siembra.

Olvidaste ser buen padre.
Egoísmo puro fue tu arte.
Ellos quedaron desprotegidos
y tú, viviendo el delirio
de un grande siendo pequeñito.

No duele, no importan
tus lágrimas verdaderas o fingidas.
¿Te encuentras perdido y solo ?
Tú lo has querido.
Tú te lo has producido.
Sí, tú eres el afligido
por el daño de continúo.

Que el agua salada
de tus ojos claros
limpie los oscuros años,
cubra de luz la vuelta de tus pasos
más no busques salvación,
condonación y consideración,
todo ello en olvido ha quedado.
No basta pedir perdón
hay que mendigarlo, ganarlo.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas -
Derechos de autor reservados.
12/02/2018 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema