Adoro la oscuridad de tus ojos

Adoro la oscuridad de tus ojos
nuestro letargo en los días lluviosos
donde las manos observan el paso
y los oídos ven de arriba abajo.

Te deseo en el silencio del páramo,
en las aguas azuladas del lago
junto a las azaleas del verano
y los juncos bellos, entrelazados.

Te solicito cuando te has marchado
sin la luna y con el sol empezado.
Los aromas del jardín olvidado
tu boca y mi boca los han probado.

Necesito tu miembro firme, erecto,
los besos libidinosos, de fuego,
tus abrazos plenos de real fuerza
y caricias precisas, tu destreza.

Permaneces firme dentro de mi alma
hoy, ayer, al atardecer y al alba.
Ocupas mi corazón penitente
si te desplazas sin mi y, no te siente.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
17/03/2019 Madrid. España.

Comentarios sobre este poema