Llanto

poema de Acero etereo

Sublime es
la súplica
del llanto.
Germina
Dentro y
Crece calmo

Y cuando
Aflora al mundo,
Crítica los cielos
E invoca giros
Y tormentos,
Éstos fueron
Tallados
Por el silencio
Y férreos fríos.

Gritos de ayuda
Gritos de perdón
Gritos de dolor
Gritos de alegría
Y de alegorías
Alérgicas y reacias,
A palabras café.

El llanto
No sabe
De lengua
Ni menos
matemáticas,
Sólo sabe Pasear
por las mejillas
Y en su paso tranquilo
Humedecer la vida
De su amo, que,
Al fin y al cabo,
Fue quién lo engendró.

Al llanto lo entienden
Los débiles y valientes,
Pero el llanto
Lamentablemente,
No los entiende.

La simplicidad
Me ha abandonado
Y por eso estoy llorando;
Llorando este poema
Que sólo yo podría entender,
Llorando lágrimas y miel.

Comentarios sobre este poema