mensajes

poema de Abrilanav

De repente un día te quiero hablar
pero, tomo en cuenta que no somos nada,
que nunca lo fuimos,
y ni siquiera nos pensamos una tarde de domingo.

A veces me pasa,
al extrañar nuestras charlas,
los audios de cosas mundanas,
los buenos días y el avisame si llegaste bien a tu casa.

El problema es que hoy ya no sé como empezar,
te escribo y al segundo lo vuelo a borrar,
me amargo en el sucio silencio,
y la soledad se regocija de mí sin mediar.

Te espero y te recelo,
aguardando un sentido en la niebla de los recuerdos,
porque me niego a olvidarte,
creo que te quiero.

Comentarios sobre este poema