pelos en la axila

poema de Ánvora

cuando camino por la calle
con mi vestido violeta
y siento las miradas de lujuria sobre mi piel
alzo mis brazos y me hago una coleta
automáticamente resulto desagradable, casi insultante
porque les recuerdo a esos ojos la inaudita idea de que las mujeres también tienen pelos en la axila.

Comentarios sobre este poema