habitación testiga

poema de Ánvora

Después de bajarme de tu coche y salir de tu vida
de besarnos entre lágrimas y risas irónicas
de decirnos gracias
de recordarnos cuánto nos amamos a pesar de tener que separarnos
Entro a mi casa
Y ya estoy en mi habitación
mi habitación de papel
que revive y vive todo lo que sentí y siento por ti
la cama en la que nos escondíamos de mis padres
el escritorio donde me tomaste fotografías con el camisón azul
los libros que me regalaste
La ropa que use y me quité contigo
las paredes que observé en un principio llena de ilusión por haberte conocido
son las mismas en las que me hundo esta noche
todo mi dolor rebota bajo esta habitación testiga
Aunque los testigos están en todas partes, comenzando por mi reflejo

Comentarios sobre este poema